jueves, 30 de junio de 2022
10.3 C
Buenos Aires

English English Español Español

Giselle: clásicos en el mundo moderno

LECTURA RECOMENDADA

“No pienso particularmente en un rasgo de personalidad cuando bailo Albrecht, solo trato de convertirlo en una persona real. Si tuviera una vida realmente feliz, no estaría en el pueblo fingiendo ser un campesino, lo que significa que es alguien que está buscando algo, y encontró ese algo en Giselle. No tengo nada en contra de las versiones no clásicas de Giselle, ¡solo me considero muy afortunada de bailar una versión clásica tan maravillosa y pura aquí en el Mariinsky! ¡Pocas producciones pueden acercarse a eso!”

Xander Parish, director del ballet Mariinsky

Giselle es una obra maestra mundialmente famosa del ballet clásico. Cada persona, ya sea bailarina o espectador, puede resaltar las particularidades de este ballet y tiene un punto de vista individual de las diferentes versiones de la legendaria Giselle.

Fue interpretada por primera vez por el Ballet du Théâtre de l’Académie Royale de Musique en la Salle Le Peletier de París, Francia, en 1841 , con la bailarina italiana Carlotta Grisi como Giselle. La música de Adolphe Adam y la coreografía creada por Jean Coralli y Jules Perrot tuvieron un gran éxito en esa época, pero la coreografía tradicional que se ha transmitido hasta nuestros días proviene principalmente de las reposiciones puestas en escena por Marius Petipa para el Ballet Imperial de St. Petersburgo.

Hay un dato curioso sobre el ballet de Giselle en la biografía de Vaslav Nijinsky, el genio del ballet de principios del siglo XX. En 1911 Nijinsky bailó el papel de Albrecht en el Teatro Mariinsky de St. Petersburgo para el Ballet Imperial, contó con la presencia de la emperatriz viuda Maria Feodorovna. El traje de Albrecht diseñado por Alexandre Benois y usado en París antes, causó escándalo porque Nijinsky bailaba solo en mallas sin los tradicionales pantalones de la época. Se negó a disculparse y fue despedido del Ballet Imperial.

Este ballet fue muy importante para los Ballets Russes de Diaghilev. Se representó en 1911 en Londres, con Tamara Karsavina y Nijinsky en los papeles principales. Anna Pavlova bailó Giselle con su propia compañía en 1913. Alicia Markova bailó el papel de Giselle con el Vic-Wells Ballet en 1934, y la legendaria Margot Fonteyn asumió el papel después de que Markova dejara la compañía en 1937.

La clásica Giselle sigue siendo uno de los principales ballets del repertorio de las mejores compañías de ballet del mundo. Es una obra de arte icónica interpretada por bailarinas y bailarines del pasado como Yvette Chauviré, Natalia Makarova, Maya Plisetskaya, Alicia Alonso, Rudolf Nureyev, Erik Bruhn, Cyril Atanasoff, etc. Los últimos años podemos admirar a las verdaderas estrellas del ballet como Isabelle Guérin y Laurent Hilaire, Svetlana Zakharova y Roberto Bolle, Viktoria Tereshkina y Vladimir Shklyarov, Isabelle Ciaravola y Mathieu Ganio y otros magníficos dúos, que convierten este ballet clásico en una obra maestra.

A diferencia de la Giselle tradicional, hay versiones muy interesantes que incluyen la Giselle de Mats Ek (1982), la Giselle criolla de Frederic Franklin (1984) y la versión contemporánea más nueva de Giselle de Akram Khan (2016) .

El ballet de Mats Ek fue realizado para su esposa y musa Ana Laguna. Reelaboró ​​la trama original, la hizo más teatral. Su Giselle es una chica de pueblo abusada por un cínico seductor de la ciudad y el universo post-mortem se transforma en un manicomio psiquiátrico. Esta versión destaca la problemática social y muestra una coreografía técnicamente muy difícil típica de Mats Ek durante toda su carrera en su forma inicial.

Frederic Franklin hizo su Giselle criolla para el Dance Theatre de Harlem. Esta adaptación ambientó el ballet entre los criollos y los afroamericanos en la Luisiana de la década de 1840, pero es muy similar al original, excepto por algunos cambios en la trama y variaciones en la coreografía. Esta Giselle se dedica al problema del estatus en la sociedad afroamericana que se mide por lo lejos que estaba la familia de la esclavitud.

La Giselle de Akram Khan es inusual, muy física y con una atmósfera de peculiar “danza macabra”, donde Giselle es parte de una comunidad de trabajadores de una fábrica migrante y lo primero que podemos ver a los personajes en la sombra empujarse contra una gran pared. Caracterizada como «gótica» y «siniestra», la Giselle de Khan causó sensación en el mundo del ballet gracias a la coreografía original y las actuaciones del English National Ballet. Esta Giselle es distópica, desesperanzada e hipnotizante. En 2019 el ballet de Akram Khan ha sido retransmitido por televisión en Alemania, Portugal, Japón, Suecia y Reino Unido, además English National Ballet ha tenido proyecciones cinematográficas en España, Rusia, Francia, Reino Unido, Sudáfrica, Japón, Ucrania, Bielorrusia. , Israel, etc

Personalmente, creo que Giselle seguirá siendo uno de los ballets más inspiradores para los coreógrafos y el público, y habrá muchas versiones nuevas en el futuro, pero el clásico seguirá siendo relevante en el mundo moderno.

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES