domingo, 5 de diciembre de 2021
19.5 C
Buenos Aires

English English Español Español

«El poder del perro», de Jane Campion – 36 Festival Internacional de Cine de Mar Del Plata

LECTURA RECOMENDADA

Benedict Cumberbatch con ropa occidental y un sombrero de vaquero sostiene un ramo de flores de papel cerca de la llama de una vela.
En «El poder del perro», Phil, interpretado por Benedict Cumberbatch, parece al principio ser un cliché del vaquero macho, pero luego todo se cambia. Fotografía cortesía de Netflix.

La nueva película de Jane Campion «El poder del perro», basada en la novela homónima de 1967 de Thomas Savage, está ambientada en un rancho de Montana en los años veinte. Campion es conocida por hacer imágenes intensamente hermosas del mundo natural, pero en la nueva película (filmada en su natal Nueva Zelanda) sus impulsos pictóricos son especialmente impresionantes. Las tomas de ganado que fluyen a través de las colinas y hacia las grandes llanuras tienen la energía de una de las escenas de playa de Eugène Boudin. Las secuencias de hombres jugando y trabajando, la luz golpeando su carne desnuda, los músculos ondeando mientras tiran de cuerdas y aguijonean a sus caballos, poseen la misma franqueza sexual lánguida de un Manet o un Degas. La película comparte cierto vocabulario visual con «Brokeback Mountain», la adaptación de Ang Lee de 2005 de la obra de Annie Proulx sobre dos vaqueros, Jack y Ennis, que se enamoran en Wyoming en los años sesenta. En «El poder del perro», dos hombres solitarios también establecen una especie de conexión. Pero en medio de toda la belleza romántica de la película, la oscuridad y la violencia acechan, incluso en lugares inesperados. Lo que parece que podría convertirse en una historia de amor resulta ser una historia de venganza.

La historia se centra en los hermanos Burbank, Phil (Benedict Cumberbatch) y George (Jesse Plemons), quienes juntos dirigen una exitosa hacienda ganadera. Los hermanos forman una pareja curiosa. Phil tiene un título de Yale en clásicos, pero prefiere el trabajo honesto del ganado, y Cumberbatch le presta el misterioso encanto de un noble que se ha vuelto salvaje entre matones. George parece más agradable, al principio, simple, dulce. Sin embargo, él es más burgués y consciente de su imagen, anda con trajes almidonados, y desequilibra sus vidas cuando se casa con una posadera viuda, Rose (Kirsten Dunst), y la lleva a vivir a la gran y hermosa casa de los hermanos. Sintiéndose alienado y traicionado, Phil comienza una campaña de guerra psicológica contra Rose, llevándola a beber y al borde de la locura. a veces haciendo poco más que tocar su banjo o silbar una melodía. Rose tiene un hijo adolescente, Peter (Kodi Smit-McPhee), y cuando se une a ella en el rancho, su pesadilla se vuelve más desesperada cuando Phil, inicialmente un antagonista del niño, aparentemente intenta cortejarlo.

En el transcurso de la película, la casa de los Burbank se convierte en un interior gótico.  Phil se dedica a la memoria de un vaquero fallecido llamado Bronco Henry, quien una vez les enseñó a los hermanos Burbank todo lo que saben sobre la vida en el rancho. Una silla de montar que perteneció al mencionado se muestra en el granero como un santuario. En una de las primeras escenas, Phil yace despierto en el dormitorio que él y su hermano compartieron durante la mayor parte de sus vidas, escuchando los sonidos de George y Rose haciendo el amor al lado. Enojado , Phil sale al establo y quita la montura de su percha para limpiarla. Suponemos que está a punto de cumplir con su deber con la misma rudeza que ha mostrado en casi todas las demás escenas. En cambio, con amor y ternura trabaja aceite en el cuero viejo, y Campion juega el momento con una agudeza freudiana: la transferencia erótica es casi insoportable. Phil, que hasta este punto había parecido un cliché del vaquero macho, un ejemplo fanfarrón de masculinidad tóxica, comienza a tener una visión más amplia. Quizás sea un hombre gay reprimido, un antiguo amante de Bronco Henry, y su hostilidad hacia Rose y su hijo tiene algo que ver con sus propios deseos reprimidos. con amor, ternura, trabaja el aceite en el cuero viejo, y Campion juega el momento con una agudeza freudiana: la transferencia erótica es casi insoportable. 

Dunst interpreta a Rose con un naturalismo pesimista que a veces depende de un extraño carácter femenino. Digo raro porque nos enteramos de que el primer marido de Rose se suicidó, convirtiéndola en parias a ella y a su hijo, lo cual obliga a empezar a administrar la posada como medio de supervivencia. Las cosas por las que ha pasado deberían brillar en ella como la luz atrapada bajo un mar helado.   Hay momentos brillantes en la actuación de Dunst. Cuando escucha a Phil acechando en algún rincón oscuro de la casa, el espectador siente el terror de su presencia. En una escena, sentada con un vestido elegante, la luz de las velas parpadeando mientras George y sus padres esperan a que ella toque el piano, parece como si estuviera frente a la horca. Su interpretación se hace más fuerte cuanto peor se pone Rose, desenvolviéndose hasta que se agota hasta el punto de romperse. Pero durante gran parte de la película el personaje posee un ingenuo nerviosismo, como un niño encerrado en una casa de muñecas maldita, cuyo error fatal fue imaginar que podría encontrar la felicidad nuevamente. 

Campion, una directora conocida por investigar la psicología femenina, aquí parece más preocupada por Rose como catalizadora de las relaciones cambiantes entre los hombres que la rodean y, en particular, por el pas de deux entre Peter y Phil. En mi mente, el niño y el hombre representan dos destinos contrastantes de la rareza rural.  Hay ciertos ritos desgarradores de masculinidad que quizás nunca cambien. Peter tiene rasgos delgados y femeninos. En el rancho, es incómodo y fuera de lugar, un blanco fácil. Quiere ser médico y se hace parecer aún más extraño diseccionando conejos en su habitación. El tormento que Phil desata sobre Peter (burlándose de su ceceo, animando a los otros hombres a asustarlo con sus caballos, soltando insultos homofóbicos) resulta el emergente de viejas heridas que se despiertan con el mal tiempo. 

Una película atrapante en relato como en actuaciones, que marca la jerarquía en selección de films de este 36 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES