miércoles, 17 de agosto de 2022
9.8 C
Buenos Aires

English English Español Español

SUNSET BLVD , MUSICAL DE LLOYD WEBBER , …»SIN HABLAR»… – Teatro Maipo

LECTURA RECOMENDADA

Sunset Boulevard

Música: Andrew Lloyd Webber / Libro y letras: Don Black y Christopher Hampton

Teatro Maipo

Adaptación de canciones: Elio Marchi

Elenco: Valeria Lynch, Mariano Chiesa, Rodolfo Valss, Carla Del Huerto, Karina Barda, Belén Cabrera, Menelik Cambiaso, Walter Canella, Cristian Centurión, Mariano Condolucci, Marcelo de Paula, Ana Durañona, Pablo García, Jimena González, María Hernández, Laura Montini, Silvina Nieto, Jorge Priano, Emmanuel Robredo Ortiz, Rodrigo Segura, Patricio Witts, Mariana Zito

Escenografía: Jorge Ferrari / Iluminación y videos: Mariano Demaría

Vestuario: Renata Schussheim / Sonido: Gastón Briski / Dirección musical:Gerardo Gardelín / Coreografía: Elizabeth de Chapeaurouge

Dirección orquestal: Gaspar Scabuzzo

Dirección general: Claudio Tolcachir

Producción:Lino Patalano y Gustavo Yankelevich

El musical «Sunset Boulevard», está basado en la película de Billy Wilder del año 1950 con Gloria Swanson en el papel principal. Representar a Desmond es una tarea muy gratificante para actrices no muy jóvenes. Frases como «No necesitábamos diálogos, teníamos caras” convirtieron en inmortal su libreto.

Sunset Blvd. es una historia de gloria fracturada con dimensiones homéricas. La película presenta a Hollywood como una Guerra de Troya interminable que atrae a nuevas generaciones de jóvenes soñadores en busca de conquistas y tesoros. Los personajes principales se han retirado de la batalla, heridos. Joe Gillis, como Odiseo, es un guerrero vagabundo atrapado en la mansión isleña de Norma Desmond, que desempeña el papel de la reina quebrada convertida en hechicera. Estos fabulosos elementos se conservan en la versión musical de Sir Andrew Lloyd Webber. También lo es el caso Norma-Joe, con su desagradable vínculo emocional: madre-hijo, jefe-esclavo, bruja-toyboy. Los amantes están unidos por nada más que necesidad y fracaso, cada uno desea el espejismo que el otro representa. En general, es una historia oscura, inquietante y sin sentido de humor que inexplicablemente se apodera de la imaginación.

Visualmente, esta producción es sencilla, grandes escaleras remarcan sus escenas, la central será la que pertenezca a la “mansión “de Desmond, y por supuesto el ingreso del auto que como en la película homónima será un actor clave en el argumento .

La orquesta en el foso como en palco superior da la sonoridad que necesita todo musical, aunque la amplificación exagerada perturba al espectador en tratar de comprender las letras como asimismo la percusión exagerada. El clima necesario lo brinda una correcta iluminación a la escueta escenografía, formulada en tonos azules anaranjados logra dibujar los claros oscuros de las altas escaleras, lo que da el clima trágico que se apodera de la escena.

El papel de Norma está perfectamente relacionado con Valeria Lynch. Ella tiene el gran talento para interpretar a la Diva envejecida con dignidad y ferocidad, su voz, que se escucha desde el principio, sin siquiera haber pisado el escenario, hace que el espectador haga una mueca de dolor y no hay duda de que solo una persona tiene voz aquí: ¡Élla! Su presencia en el escenario es fascinantemente decadente, trágica como patética.

Mariano Chiesa interpreta a Joe, su actuación es buena, pero su voz se la nota forzada, pero dado su papel en el que es el narrador, esto no es perturbador para el curso del musical. Max interpretado por Rodolfo Valss aunque tiene un papel con el que siempre está presente en el fondo, claramente se queda corto cuando se lo pone en primer plano con su canto. La joven Carla del Huerto, en el rol de Betty, toma frescura para su rol con su colorido vocal.

A mí alrededor, tengo que decir que había adoradores de la célebre solista que aplaudieron sin parar su escena de locura final, con apabullantes bravos, cuestión que uno se cuestiona el criterio del espectador apasionado ante su icono pop y la interprete de tan afamado musical.

En resumen, el espectáculo posee un intervalo, buena oportunidad para llegar a tomar un café en el bar, lo cual ayuda para afrontar su segundo acto con estoicismo… O como dice una de sus canciones SIN HABLAR…

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES