Onegin (Cranko – Tchaikovsky) nueva presentación del Ballet del Teatro Colón…Un ballet del S.XX con la impronta romántica

5
8821

Ballet ONEGIN

Coreografía: John Cranko / Música: Piotr I Tchaikovsky

Bailarines invitados del Sttugart Ballet:

Martí Paixa Elisa Badenes

Ballet estable del TEATRO COLÒN

Director del Ballet Estable: Mario Galizzi

Orquesta Filarmónica de Buenos Aires

Dirección musical: Tara Simonicic

Foto gentileza de Máximo Parpagnoli – Prensa Teatro Colón

“Desde la platea” disfrutamos embelesados un espectáculo arrobador. Entre gasas, las escenas se enmarcan veladas a los ojos del público llevándonos a los campos y a las dachas de la Rusia imperial.

La evocación, el ensueño que encierra todo el relato se plasmó en un recurso escénico: toda la obra transcurrió tras un suave telón traslúcido, pero con suficiente textura como para suavizar las escenas, a lo que se sumó el excelente diseño de iluminación de Rubén Conde. Algunas escenas rememoraron cuadros, el mobiliario, las cortinas. La imponente escultura del Acto lll sirvió de broche de oro de una noche llena de música, danza y pasiones.

El cuerpo de baile cumplió su rol con corrección. Muy dinámicos y enérgicos los bailarines en la escena del cumpleaños de Tatiana (Acto ll), en especial en las danzas rusas.

Los bailarines y figurantes aportaron los anti clímax apropiados con soltura y gracia, haciendo la velada menos dramática.

La orquesta acompañó de manera pareja, sin sobresaltos toda la performance. Tara Simoncic es una directora que ama el ballet, se la vio disfrutando, aunque extremadamente clara en las entradas y marcaciones.

Esta es una obra de técnica clásica de ballet, impronta romántica en lo literario y con pinceladas del siglo xx, así y todo, se entendía maravillosamente, fluía desde el cuerpo de baile, luego la orquesta y llegaba a la platea, palcos y los pisos.

Los aplausos de la noche fueron para los dos primeros bailarines: Martí Paixa y Elisa Badenes ambos miembros del Stuttgart Ballet.

Ambos bailarines demostraron un logrado dominio técnico sumado sumado a un gran histrionismo. Conocían el ballet y entendían la psicología de los personajes y la trama. Se llevaron las ovaciones desde la primera entrada. Sublime la escena de la carta con su paix de deup.

Los que disfrutamos la obra nos sentimos hasta alagados con tan elegante y lograda puesta. El comentario de todos era favorable, nos la habíamos pasado muy bien; y no es por alagar en demasía, estos no son tiempos en los que uno sale del teatro lleno y conforme.

Onegin en el teatro Colón, el imperdible de los últimos días de invierno.

5 COMENTARIOS

  1. I have been browsing on-line greater than 3 hours these days,
    yet I never discovered any fascinating article like
    yours. It is beautiful price sufficient for me. In my view, if all website
    owners and bloggers made excellent content as you did, the internet will
    likely be a lot more helpful than ever before.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí