domingo, 5 de diciembre de 2021
21 C
Buenos Aires

English English Español Español

Kristine Opolais, un debut en el T. Colón a puro histrionismo…

LECTURA RECOMENDADA

Concierto

Kristine Opolais (soprano)

Teatro Colòn

Piano Marcelo Ayub

Programa

F. Cilea

Adriana Lecouvreur

Io son  l`umine ancella

Interludio Acto ll (piano solo)

G.Verdi

Otello

Canzone del Salce…Ave Marìa…

F. Cilea

Adriana Lecouvreur

Preludio Acto lV

Poveri Fiori

A.Catalani

La Wally

Parte ll

A.Boito

Mefistòfele

F Liszt/R Wagner

Tristan und Isolde

Isoldens Liebestod S.447 (piano solo)

G Puccini

Tosca

Vissi d`arte

Manon Lescaut (intermezzo (piano solo)

Madama Butterfly

Un bel di vedremo

Foto gentileza @maximoparpignoli (prensa T. Colón)

Cuando se piensa en los factores que pueden darle éxito masivo a un artista, más a un cantante de ópera, piensa en el talento, las destrezas, el oído musical, el desarrollo del instrumento, el fraseo, la suerte, un buen manager, políticas públicas que acompañen, teatros accesibles; es una gran lotería en especial entre las sopranos, porque hay muchas y muy buenas por todo el mundo, muchas excelentes en nuestro país.

Kristine Opolais tiene, además, el porte de una diosa griega, alta y esbelta, arreglada cual artista de Hollywood, tiene el paquete que deslumbra con solo pisar el escenario.

Vocalmente cumple (lo que no es poco) e independientemente de que a mi personalmente me parezca una voz hermosa o no, es innegable que brinda un espectáculo que vale cada peso que se paga en el Teatro Colón. Porque el público merece un show, drama, plumas y pasión. Histrionismo exacerbado, suspiros y algún que otro agudo rimbombante.

Con un programa sin jugarse, Kristine Opolais hizo lo que tenía que hacer, cumplió su tarea.

Cómo estaremos de faltos de divos, que con solo cambiar una entrada el público se rindió a sus pies descalzos para ofrendarle más que flores, un aplauso, una ovación que no alcanzó más que para un par de bises.

El Maestro Marcelo Ayud, salió a campear el temporal y triunfó en sus muchas apariciones (demasiadas para un concierto de una soprano?). Acompañó a la diva con atención y extremo cuidado no solo en lo musical, en la primera parte ella se acercó como que algo le molestaba y el pianista la acompaño tras bambalinas solícito.  Ah, drama, mucho drama; por lo menos se vio así desde la platea, pero el concierto siguió y ya después del programa, en el bis con la entrada desde la platea e interpretando “La canción de la luna”, de la ópera Rusalka de Dvorak, se la vio relajada ya en la meta.

Una noche llena de brillo Kristine Opolais deslumbró con su belleza, su histrionismo y carisma.

Mas articulos

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES