miércoles, 17 de agosto de 2022
9.8 C
Buenos Aires

English English Español Español

BORIS GODUNOV, MUSSORGSKY, MET 2021

LECTURA RECOMENDADA

Boris Godunov de Modest Mussorgsky  (1869), con libreto del compositor. Dirección Musical Sebastian Weigle. Orquesta y coro titulares del MET (Donald Palumbo, director). Dirección escénica: Stephen Wadsworth. Escenógrafo: Ferdinand Wögerbauer. Vestuario: Moidele Bickel. Reparto: Richard Bernstein (Nikitich), Bradley Garvin (Mitiukha), Aleksey Bogdanov (Shchelkalov), Maxim Paster (Príncipe Shuisky), René Pape (Boris Godunov), Ain Anger (Pimen), David Butt Philip (Grigory), Brenton Ryan (Missail), Ryan Speedo Green (Varlaam)

El presente video se ha removido. Si lo desea lo puede pedir a info@bybattaglia.com

Un pináculo del canon operístico ruso, Boris Godunov opera tanto en los niveles más épicos como en los más íntimos, con grandes escenas de multitudes y monumentales monólogos yuxtapuestos con fragmentos de melodías populares más pequeñas (pero cruciales). En el centro del drama se encuentra el zar titular, una figura compleja y matizada que es tanto un héroe como un villano, una cima del repertorio de bajos y un personaje absolutamente fascinante. Esta temporada, el Met presenta la versión original en un acto de Mussorgsky de 1869.

Modest Mussorgsky (1839-1881) fue un compositor ruso famoso por buscar una auténtica voz nacional en su música. Se le recuerda principalmente por esta ópera y la inconclusa Khovanshchina , el poema tonal Night on Bald Mountain , la suite para piano Pictures at an Exhibition y varias canciones. Pero el alcoholismo que contribuyó a su temprana muerte obstaculizó su producción. Para el libreto de Boris Godunov , el compositor adaptó el drama de 1825 de Alexander Sergeyevich Pushkin (1799-1837), considerado el padre de la literatura rusa moderna.

Rusia, entre 1598 y 1605.

ESCENA I

Boris Godunov se ha retirado al monasterio Novodevichy cerca de Moscú. La policía de Streltsy obliga a una multitud a rogarle a Boris que se convierta en zar de Rusia. El boyardo Shchelkalov anuncia que Boris todavía se niega al trono y lamenta la miseria insoluble de Rusia. Una procesión de peregrinos reza a Dios pidiendo ayuda. Los Streltsy advierten a la multitud que estén en el Kremlin a la mañana siguiente listos para animar.

ESCENA II

Al día siguiente, las campanas de Moscú anuncian la coronación de Boris. El nuevo zar, abrumado por el miedo y la melancolía, implora a Dios que lo mire con bondad. Invita a la gente a una fiesta. La gente vitorea.

ESCENA III

En el Monasterio de Chudov, el monje Pimen está escribiendo el último capítulo de su historia de Rusia. El novato Grigory despierta de una pesadilla y lamenta no haber probado la gloria en la guerra y la sociedad. Interroga a Pimen sobre el difunto Tsarevich Dmitry, legítimo heredero del trono de Boris. Pimen relata los eventos del asesinato de Dmitry (los asesinos implicaron a Boris antes de morir) y menciona que el zarevich habría tenido la edad de Grigory. Solo, Grigory decide huir del claustro y condena a Boris: «¡No escaparás del juicio del hombre ni de Dios!»

ESCENA IV

Ahora con la misión de exponer a Boris y proclamarse a sí mismo como el zarevich Dmitry, Grigory está tratando de cruzar a Lituania para encontrar apoyo para su causa. Se une a dos monjes vagabundos, Varlaam y Missail, en una posada cerca de la frontera, y los usa como cobertura. Tan pronto como le pidió al posadero cómo llegar a la frontera, quien le advierte que la frontera está fuertemente patrullada, entra un oficial de policía con una orden de arresto contra Grigory. El oficial es analfabeto, por lo que Grigory lee la orden y sustituye la suya por una descripción de Varlaam. Pero Varlaam sabe leer. Grigory escapa, perseguido por los Streltsy.

ESCENA V

En los apartamentos de Boris, su hija llora la muerte de su prometido. Boris la consuela tiernamente, habla íntimamente con su hijo sobre la herencia del trono, luego reflexiona para sí mismo sobre su tristeza inconsolable: todo lo que hace por su pueblo parece ir mal, y se le culpa de todo después del asesinato del zarevich. Shuisky, un poderoso boyardo, trae noticias de un pretendiente al trono ruso, apoyado por la corte polaca y el Papa. Cuando Boris se entera de que el pretendiente dice ser Dmitry, se conmueve profundamente. Shuisky le asegura de nuevo que el verdadero zarevich fue asesinado y cuenta que vio el cuerpo del niño después de su asesinato – durante tres días no hubo signos de descomposición, solo un resplandor misterioso. Shuisky se va, y Boris cede al terror, imaginando que ve el fantasma de Dmitry. Desgarrado por la culpa y el arrepentimiento

ESCENA VI

Afuera de la Catedral de San Basilio en Moscú, los campesinos hambrientos debaten si Tsarevich Dmitry todavía vive, cuando les llega la noticia de que sus tropas están cerca. Un grupo de niños atormenta a un santo tonto y le roba su último kopek. Cuando Boris y su séquito vienen de la catedral para distribuir limosnas, el santo tonto le pide a Boris que mate a los niños de la misma manera que mató a Dmitry. Shuisky ordena que se incauten del santo tonto, pero Boris le pide a su acusador que ore por él. El santo tonto se niega a interceder por un asesino. Cuando pasa el séquito de Boris y la gente se dispersa, el santo tonto lamenta el oscuro futuro de Rusia.

ESCENA VII

En la Duma, el consejo de boyardos dicta una sentencia de muerte sobre el pretendiente. Shuisky llega con un relato de las alucinaciones de Boris del tsarevich asesinado. Boris irrumpe repentinamente, desorientado y gritando al niño muerto. Cuando recupera la compostura, Shuisky lleva a Pimen ante la Duma. Pimen habla de un hombre que se curó de la ceguera mientras rezaba en la tumba de Dmitry. Boris se derrumba. Despide a los boyardos, llamando a su hijo. Nombrándolo heredero de su trono, se despide amorosamente de sus hijos y muere.

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES