jueves, 30 de junio de 2022
10.3 C
Buenos Aires

English English Español Español

Rigoletto, Royal Opera House de Muscat, con el sello póstumo de Franco Zeffirelli

LECTURA RECOMENDADA

Giuseppe Verdi consideró a «Rigoletto» como una de sus principales óperas. Considero al personaje del título solo como «digno de un Shakespeare»: un paria social jorobado, ridiculizado por todos, intenta ganar reconocimiento con su lengua afilada, olvidando toda simpatía y sellando así su propio destino. En el personaje de Rigoletto, Verdi modificó musicalmente la luz y la sombra del ser humano de manera impresionante. 

Esta obra magistral del gran compositor de Busetto, acaba de abrir la decima temporada de la Royal Opera House de Muscat, en un marco escénico lleno de oropeles y finas telas. Producción póstuma creada por el célebre regista y director de cine Franco Zeffirelli.  Un marco en donde el buen gusto, su relato cinematográfico y su ubicación temporo espacial ingresó al espectador al texto ideado por Victor Hugo / Piave con música del Maestro Verdi al escenario de la Royal Opera House de Muscat (Sultanato de Oman) en coproducion con la Fondazione Arena di Verona y Lithuanian National Opera and Ballet Theatre. El equipo elegido por el célebre regista Florentino de llevar a escena el proyecto, estuvo conformado por  Stefano Trespidi, director colaborador, Carlo Centolavigna, escenógrafo colaborador, y el gran figurinista Maurizio Millenotti.

Hubo tres funciones solamente con dos elencos que da criterio de selección en figuras y sobre todo en la jerarquía para los roles.

En nuestro caso vimos el primer elenco en donde su figura notoria fue Ambrogio Maestri el cual realizó un RIGOLETTO que marca un antes y un después en el ideal del rol.  Con una dicción fina, sensibilidad musical y una presencia escénica impresionante, Maestri interpretó de manera excelente a un personaje cínico como el bufón y vulnerable como el padre que se preocupa amorosamente por su hija.

La soprano Giuliana Gianfaldoni comenzó algo tímidamente como Gilda. Sin embargo, a medida que avanzaba la ópera, agregó brillo y tono a su interpretación con elegantes trinos de mezza voce y agradables pasajes de coloratura. Sus duetos con Rigoletto son el centro melodramático de la ópera, Maestri y Gianfaldoni interactuaron con delicadeza y conmovedor, mostrando una intensa participación.

El tenor Dmitry Korchack, fue brillante como el duque de Mantua, ya que representó al personaje encantador y libertino con una voz fuerte, clara y asertiva. También fue bueno para retratar el (efímero) mal de amores del Duque en “Parmi veder le lagrime” del Acto 2 con acentos dramáticos, tiernos y notas altas abundantes. Korchack aumentó ágilmente su voz y sentimiento en “Possente amor” cuando comprendió que la chica que amaba estaba en su palacio. Su interpretación de “La donna é mobile” fue agradablemente alegre.

Riccardo Zanellato, como el degollador Sparafucile, transmitía un aura siniestra y espeluznante en su registro bajo, junto con una solidez vocal admirable e inquebrantable, y Yulia Mazurova, como Maddalena, mostró un atractivo registro y color en su voz. Gianfranco Montresor lanzó su maldición con hábil energía como Monterone.  Orquesta y Coro de la Fondazione Arena di Verona, sumado coristas de la Guardia Real de Muscat, como asi también de refuerzos omaníes, fue dirigido por el Mtro. Jan Latham-Koenig , el cual mostro ser un excelente concertador y un gran conocedor del estilo verdiano, sintiéndose a gusto con esta música y a su vez permitiendo que los cantantes estuvieran cómodos bajo su dirección. En algunos momentos se le podría haber pedido algo más de riesgo interpretativo, pero todo quedó compensado por su seguridad y por conseguir momentos muy interesantes, como el de la tormenta del tercer acto. La Orquesta de la Fondazione Arena di Verona mantuvo su nivel habitual de excelencia, precisa y con un sonido cohesionado, ofreció un timbre variado, destacando también en los diversos solos instrumentales, de entre los que cabría destacar la bellísima intervencion del oboe en “Tutte le feste al tempio”.

Photo by Khalid Al Busaid (ROHM)

Una memorable noche de apertura de temporada lírica, con el sello de excelencia de Franco Zeffirelli con voces y orquesta que sigue la historia de un Teatro como es la Royal Oera House de Muscat, que la ubica entre las principales salas del mundo.

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES