martes, 24 de mayo de 2022
19.5 C
Buenos Aires

English English Español Español

MANRU, Paderewski, Ópera Nacional Polaca

LECTURA RECOMENDADA


En el centenario de la independencia de Polonia, por la que Paderewski trabajó tan duro, su Manru abre la nueva temporada en la Ópera Nacional Polaca. Una historia de amor frente a los prejuicios, esta importante obra es una oportuna advertencia contra la xenofobia y la intolerancia.

ManruPeter Berger
UlanaEwa Tracz
UrokMikołaj Zalasiński
JadwigaAnna Lubańska
AzaMonika Ledzion-Porczyńska
JaguŁukasz Goliński
OrosDariusz Machej
Un gitanoMaciej Ufniak
ViolínStanisław Tomanek
CoroCoro y Orquesta de Teatr Wielki – Ópera Nacional Polaca
MúsicaIgnacy Jan Paderewski
ConductorGrzegorz Nowak
DirectorMarek Weiss
Diseñador de escenaKaspar Glarner
Diseñador de vestuarioKaspar Glarner
Diseñador de iluminaciónMaciej Igielski
CoreógrafoIzadora Weiss
Maestro de coroMirosław Janowski
Maestro de coro infantilDanuta Chmurska
Extras y niños del coro infantil ARTOS
Bailarines de Biały Teatr Tańca (Teatro de Danza Blanca)
Proyecciones de videoBartek Macías

Acto I

Los aldeanos se preparan para una importante celebración. La acaudalada organizadora Jadwiga lamenta que su hija Ulana esté involucrada con Manru, un gitano, un extranjero tanto cultural como racialmente, lo que para ella y para todo el pueblo es un crimen imperdonable. El odio al otro es más fuerte que el amor de los padres, y la hija descarriada también despierta su ira por el solo hecho de la desobediencia.

Jadwiga es incitado aún más a la ira por Urok, un personaje sombrío que sirve como proveedor de la aldea de sustancias y hierbas que cambian la mente. Parece animar a la madre a mostrar misericordia, pero habiendo amado a Ulana durante mucho tiempo, no puede soportar la idea de su amor por la gitana y su feliz relación que ha resultado en el nacimiento de un niño. Un hombre solitario y amargado, su corazón se debate entre el odio hacia Manru y el amor por Ulana. Cuando este último llega para pedirle a su madre que la ayude a paliar la pobreza que sufre con su hijo, Urok atormenta a la mujer que desea con una visión de las desgracias que le sobrevendrán por estar con un extranjero. Sin embargo, cede a sus súplicas, apoyado por la esperanza de que su deseo sea satisfecho.

Deseosa de obtener hierbas que restauraran la pasión que mantenía a la gitana atraída por su cuerpo, Ulana no destroza las esperanzas de Urok. La madre exige que su hija abandone a Manru y regrese a la casa de su familia con su hijo, o de lo contrario debe irse para siempre. El amor de Ulana es inquebrantable y elige la desgracia al lado de su marido. Enfurecida por esta insolencia, la comunidad se ve impulsada a una mayor agresión contra la ‘traidora’, aumentada por el deseo generalizado de los hombres locales por la encantadora ‘moza gitana’, como se refieren a ella con desprecio. Manru acude al rescate de su amada y, dispuesto a dar su vida por ella, la salva de la chusma. Protegidos por Jadwiga, escapan a su cabaña más allá de la aldea.

Acto II

Ulana está cuidando al niño mientras Manru está ocupado con su chatarra. Están plagados de pobreza y desanimados por una vida sin perspectivas y sin sensación de seguridad. Es imposible seguir así mucho más tiempo, y recordar su antigua pasión no mejora el estado de ánimo. Manru siente que el precio que está pagando por abandonar un mundo en el que era libre e importante es demasiado alto.

La pareja recibe la visita de Urok, que sigue merodeando por su amada Ulana. Manru lo tolera ya que es la única persona en el mundo circundante sin ningún odio xenófobo hacia él. La gitana no sabe que el visitante le ha traído la poción prometida a Ulana para reavivar el deseo de su marido por ella.

De repente, la música de violín comienza a sonar y tiene una influencia mágica en el corazón de Manru, evocando recuerdos de su vida pasada cuando amaba a la belleza gitana Aza. Su viejo amigo Jagu ha venido con la misión de traer a Manru de regreso a la comunidad gitana. Urok apoya plenamente esta misión, con la esperanza de conseguir a Ulana para él. Pero Manru le es fiel y rechaza la propuesta de Jagu de volver para gobernar a los gitanos y abandonar el remanso rural. Feliz, Ulana le da a su esposo la poción que le trajo Urok, pero su efecto es ilusorio y temporal. Manru huye de la cabaña, dejando atrás a su esposa y al niño, que significan menos para él que su libertad personal.

Acto III

Los gitanos se acercan. Aza, feliz de que hayan encontrado a su amado Manru, no puede soportar el hecho de que el jefe gitano Oros y la mayoría de los demás tratan a Manru como un traidor y no quieren aceptarlo. Él tampoco puede decidir si realmente puede abandonar. su esposa e hijo para comenzar la nueva vida con la que Aza intenta tentarlo. Jagu está aquí de nuevo con el fiel violinista; convence a los gitanos de que acepten a Manru, ya Manru de quedarse con Aza después de todo. Para que esto funcione, tiene que deshacerse de Oros y reemplazarlo como el jefe de esta comunidad de amantes itinerantes de la libertad.

Dado que rara vez se puede tomar el poder sin derramamiento de sangre, la nueva vida de Manru está teñida de violencia desde el principio. Parten hacia lo desconocido que podría convertirse en su cielo o en su infierno. Llega Ulana en busca de su amado esposo. Ella le pide a Urok que lo recupere, pero ya es demasiado tarde. Cuando la niña devastada quiere quitarse la vida, Urok le trae a su hijo pequeño, salvándolos a ambos de la perdición y a su propia alma del mal todopoderoso.

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES