La Viuda Alegre, de Lehar en la Volksoper de Viena… ¿Destrucción del legado musical?… (con video de la función)

0
1504

Volksoper Wien ,Ben GlassbergDirección, Mariame ClémentDirección de escena – Alex Brok, Diseño de iluminación, Orchestra of the Vienna Volksoper – Szymon KomasaBaron Mirko ZetaDaniel SchmutzhardCount Danilo Danilovich Anett Fritsch, Hanna GlawariHedwig RitterValencienneAaron-Casey GouldCamille de RosillonJakob SemotanNjegusMichael HavlicekVicomte CascadaRobert BartneckRaoul de St BriocheElisabeth SchwarzSylvaneGeorg Wacks, Bogdanovich

La revisión de «La viuda alegre» en la nueva versión de Mariame Clément en la Volksoper de Viena es una desafortunada desviación del encanto y la elegancia tradicionales que han definido esta opereta durante décadas. En un intento aparente de infundir un sentido de urgencia y emotividad a la historia de la viuda rica, se ha perdido completamente el espíritu esencial que hace que esta obra sea tan querida por el público.

En esta adaptación, el elenco parece desplazado en el tiempo y fuera de lugar en sus papeles. La interpretación de Daniel Schmutzhard como el Conde Danilo Danilovich es desgarradora, ya que se le obliga a asumir una vejez prematura que dista mucho de la frescura y vitalidad que se espera del personaje. Del mismo modo, la introducción de Anett Fritsch como Hanna Glawari parece sacada de una obra completamente diferente, más en línea con la oscuridad de «Sunset Boulevard» que con el encanto ligero de la opereta de Lehár.

La dirección y el diseño de escenarios tampoco ayudan a la causa. En lugar de evocar el esplendor y la sofisticación de la Viena del siglo XIX, nos encontramos con una puesta en escena que recuerda más a una vidriera de moda antiguo, con trajes desfasados y una decoración carente de imaginación. La sustitución del pabellón del segundo acto por una grotesca caja de madera en forma de inodoro móvil es solo un ejemplo de las decisiones cuestionables que desvirtúan la esencia de la obra.

El elenco, aunque hace lo mejor que puede dadas las circunstancias, no logra salvar la producción. La interpretación vocal de Dirthard se ve afectada por el ambiente, mientras que Fritsch carece del carisma y la voz necesarios para llevar adecuadamente el papel de Hanna Glawari. Hedwig Ritter, como Valencienne, ofrece una actuación estridente y poco convincente, formando una pareja poco creíble con Aaron Casey Gould como Camille de Rosillon, quien, a pesar de su esfuerzo, parece fuera de lugar en esta reinterpretación.

En cuanto a la dirección musical a cargo de Ben Glassberg, su enfoque tosco y desigual no hace ningún favor a la producción. El tempo desigual y las elecciones de interpretación hacen que incluso las melodías más conocidas suenen discordantes y fuera de lugar. En resumen, esta versión de «La viuda alegre» carece del encanto y la gracia que han hecho de esta opereta un clásico atemporal, y en su lugar ofrece una experiencia desafortunada que no logra capturar la esencia del original de Lehár.

Para sacar sus propias reflexiones, les comparto el video de la función.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí