LOS AÑOS, de MARIANO PESOTTI, texto y propuesta escenica atrapante con grandes interpretaciones del GRUPO MAREA…Sala Martín Coronado

0
910

Elenco

Marcelo SubiottoMara BestelliBárbara MassóPaco Gorriz Julian Keck

Músico en vivo Diego Vainer

Ficha técnica

Video Martín Borini / Asistente de iluminación Facundo David

Diseño de iluminación David Seldes / Ingeniero de sonido Ernesto Fara / Composición musical Diego Vainer

Diseño de espacio escénico y vestuario Mariana Tirantte

Colaboración artística Aljoscha Begrich, Martín Valdés-Stauber

Coordinación de escenario y asistente de dirección Juan Francisco Reato / Producción artística Florencia Wasser

Dirección Mariano Pensotti

Documental

Niño Demian Villanueva Barrera / Casting / coach niño María Laura Berch / Coach en set Victoria Angeli / Dirección de arte Mariana Tirantte / Equipo de arte Sofía Eliosnoff, Romina Santorsola

Foquista Victoria Pereda / Gaffer Agustín Córdoba

Color HD Argentina / Dirección de fotografía Armin Marchesini Weihmüller / Asistente de dirección y edición Ignacio Ragone

Equipo de producción Costanza Leyenda, Lucía Dellacha

Jefa de producción Natasha Gurfinkel / Producción general Florencia Wasser

Guión y dirección Mariano Pensotti

¿Qué haríamos de manera diferente si pudiéramos mirar hacia atrás al mundo de hoy desde un futuro posterior ? ¿Qué pensaremos sobre la década de 2020 dentro de treinta años? Mariano Pensotti nos presenta «Los Años», una pieza que transcurre simultáneamente en el futuro y en nuestro presente, «el futuro pasado».

En una escenografía ingeniosamente diseñada, casi como un montaje cinematográfico transversal, vemos la historia de un hombre en dos momentos diferentes de su vida: en el primero, vemos a Manuel, de 30 años, viviendo en el tiempo actual. Apropiado para su edad, su vida se caracteriza por utopías e ideas grandiosas. En el segundo escenario, miramos hacia 2052 cuando Manuel, de 60 años, regresa a Buenos Aires después de haber vivido en el extranjero durante mucho tiempo. Espera aprovechar su éxito anterior como cineasta y quiere reavivar sus relaciones con su familia y amigos. Pero, a medida que avanza la vida, las cosas resultan diferentes… La obra salta de un escenario a otro entre el pasado y el presente imaginado. El pasado tiene un efecto inquietante porque fue hace solo tres años para la audiencia. Sin embargo, descrito desde la perspectiva del futuro, ocurre con una precisión aterradora, incluso si hay un guiño de vez en cuando.

La acción tiene lugar en un mismo apartamento, que se puede ver dos veces en el escenario. Las dos mitades del escenario están separadas por los años. Otro nivel narrativo lo crea la proyección de la película revelación de Manuel, que trata sobre Raùl (el niño), que de repente tiene que vivir solo…

La película marca la vida de Manuel y de las personas que lo rodean a través del tiempo. Los conflictos, los amores y la autorrealización están ligados a la documentación de la historia de un extraño, Raùl. La cinemática caracteriza no sólo la acción en el escenario, sino que también desemboca en el estilo narrativo, que se parece más al de una serie que al de una obra de teatro contemporánea. No es de extrañar en un mundo en el que hace tiempo que se anuncia la «edad de oro de la televisión» y la abundancia de series siempre nos atrae fuera del aquí y ahora.

Los meta-niveles en particular, que emergen hacia el final de la obra, recuerdan obras de teatro pasadas, pero también se basan en éxitos de series de los últimos años. Debido al estricto estilo narrativo, los diferentes niveles de tiempo y los cambios de roles siguen siendo comprensibles, incluso si se juegan con cada vez más dinámicamente. Y como declara la pieza: la originalidad hace tiempo que desapareció.

Una gran cantidad de temas fluyen en “Los Años”: el cansancio del mundo contemporáneo, el teatro dentro del teatro, la sátira del futuro, el pos colonialismo, la búsqueda de identidad, pero es particularmente la reflexión la que da forma y mueve la obra en su conjunto. Comenzando con la música que marca el paso del tiempo de manera suave culminanando una como otra vez en sonidos que anticipan cambios y conflictos por su intensidad.  El texto también refleja esto: Manuel repite la misma oración a la edad de casi 30 y casi 60 años, fragmentos de oraciones se lanzan por los escenarios, es decir, los niveles de tiempo. Los personajes deambulan por la línea del espejo entre las dos etapas y envejecen, o retratan a alguien completamente diferente.

Con los muchos reflejos en la pieza vienen las distorsiones. Éstas se expresan en las percepciones que los personajes tienen de sus relaciones, de sus creencias y sobre todo de sí mismos, sólo cuando los tiempos se confunden por completo y las dos versiones de Manuel se enfrentan es cuando toman conciencia de sus propias limitaciones. Pensotti con su narración sumada a la interpretación realizada por el grupo Marea, nos brindan en “Los Años» una dramaturgia e interpretaciones increíblemente honesta como cercana, lo cual nos reflejamos en sus palabras…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí