La Crueldad Desnuda de Turandot: Un Retrato Psicológico Impactante en la Ópera de Viena (con video de la función)

0
1174

Conductor  MARCO ARMILIATO Director  CLAUS GUTH
Stage Design  ETIENNE PLUSS Costume Design  URSULA KUDRNA
Choreography  SOMMER ULRICKSON Lighting  OLAF FREESE
Video  ROCAFILM


Turandot  ASMIK GRIGORIAN Calàf  JONAS KAUFMANN
Liù  KRISTINA MKHITARYAN Altoum  JÖRG SCHNEIDER
Timur  DAN PAUL DUMITRESCU Mandarin  ATTILA MOKUS
Ping  MARTIN HÄSSLER Pang  NORBERT ERNST 
Pong  HIROSHI AMAKO

La puesta en escena de Turandot en la Ópera de Viena no es para los débiles de corazón. Olvídate del dulce final de cuento de hadas; esto es un viaje a la mente perturbada de una mujer traumatizada. Asmik Grigorian como Turandot y Jonas Kaufmann como Calaf dan vida a una oscura reinterpretación de los personajes, alejándose de los convencionalismos morales y llevando al público a un escalofriante mundo de crueldad y desesperación.

©Turandot / Ópera Estatal de Viena

Claus Guth, el director, desafía las expectativas al presentar una visión cruda y brutal. Las cabezas ruedan y la sangre fluye, sin concesiones ni suavizamientos. La representación, aunque perturbadora, consigue transmitir la profundidad de la psique de Turandot, interpretada por Grigorian, cuya aparente inocencia contrasta con su perturbadora propensión a la violencia.

Es un espectáculo desagradable, sí, pero eso es exactamente lo que Guth busca lograr: mostrar la realidad cruda y despiadada que yace detrás de la fachada de un cuento de hadas. Grigorian encarna magistralmente a una Turandot que, bajo su apariencia virginal, esconde un lado oscuro y siniestro.

©Turandot / Ópera Estatal de Viena

Kaufmann, como Calaf, no se queda atrás. Su obsesión con Turandot y su determinación ciega para conquistarla a pesar del peligro hacen que su personaje sea igualmente inquietante. La química entre Grigorian y Kaufmann se convierte en la clave para esta producción, reflejando una pareja perfectamente desequilibrada.

©Turandot / Ópera Estatal de Viena

Esta interpretación no busca ser bella ni glorificar la brutalidad, sino presentar una verdad incómoda. La música majestuosa de Puccini se entrelaza con la oscuridad de la trama, desafiando las convenciones y llevando al público a un viaje emocionalmente desgarrador.

©Turandot / Ópera Estatal de Viena

Si uno espera una propuesta reconfortante, no lo encuentra sino que se encuentra con la realidad descarnada. Esta producción, con sus interpretaciones ¿ideales? o ¿contradictorias?, desafia todo prejuicio, sumergiendo al espectador en la profundidad oscura del alma humana …

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí