martes, 25 de junio de 2024
10.1 C
Buenos Aires

Entrevista: Sir Richard Bonynge…»Las representaciones monstruosas destruyen el mundo de la ópera»…

LECTURA RECOMENDADA

Sidney (10 de abril 2023) — Sr. Boninge, trabajó durante muchos años en teatros de ópera de todo el mundo. ¿Le satisface lo que está pasando allí hoy?

– Considero un desastre lo que está pasando hoy en la ópera. La esencia misma del género operístico está siendo distorsionada, y esto es triste. Las representaciones monstruosas destruyen el mundo de la ópera, alejan a la gente de la belleza que la ópera puede brindar. Esto es completa decadencia. Es por eso que dirijo ópera tan raramente hoy, aunque amo mucho el teatro, simplemente se volvió insoportable.

– ¿Por qué sucedió?

– Veo la razón en el enorme egoísmo de los directores que solo quieren expresarse, pero qué es el respeto por el autor: no saben y no quieren saber. Si vamos a un museo y vemos esculturas antiguas o renacentistas vestidos con jeans, no creo que a mucha gente le guste, pero en el teatro de la ópera hoy parece que estás en un manicomio, cuando la acción, por ejemplo, “ The Marriage of Figaro” por alguna razón, luego se desarrolla en una tienda de segunda mano. Las infatigables ambiciones de los directores muestran la sin razón por la que el día en que el género de la ópera va desapareciendo en la actualidad.

— Ud ha hecho mucho por el repertorio del bel canto. ¿Como siente dicha escuela en la actualidad?

— Me parece que está ocurriendo una catástrofe con las óperas del bel canto. Son ellas las que más sufren la arbitrariedad del director, porque en ellos es importante el canto como tal, su belleza y perfección. Allí toda la esencia del teatro está en el canto. Los directores modernos son analfabetos, no saben nada de voces, no entienden nada de canto, y para ellos la estética del bel canto es como algo superfluo que interfiere en su autoexpresión. Por lo tanto, no veo perspectivas para esta dirección en la ópera, donde todo se basa en la voz, a la que hoy se le da tan poca importancia.

Sir Bonynge,¿que piensa del hoy, 2023 y la Sydney Opera House?

La Ópera de Sydney hoy es un teatro tan promedio como muchos otros en el mundo, donde florece la dirección escénica radical. Este teatro nunca ha sido el líder de la ópera mundial debido a su lejanía geográfica tanto de Europa como de los EE. UU., pero la Ópera de Sídney en el pasado fue una buena base para los vocalistas novatos, donde los talentos maduraron para luego ingresar al escenario mundial.

Mi esposa, Joan Sutherland, cantó en este teatro durante doce años, primero en papeles pequeños, luego en papeles más grandes, antes de estar completamente lista para un repertorio complejo y una carrera mundial. Este no es solo el problema de la Ópera Australiana, sino de todos los teatros del mundo. Kirsten Flagstad, Birgit Nilsson, Montserrat Caballé trabajaron muchos años en pequeños teatros de provincia antes de subirse a los grandes escenarios y hacerse famosas, maduraron en todos los aspectos, y por eso su arte era tan perfecto.

Hoy nadie quiere esperar, nadie quiere desarrollar talentos, nadie quiere educarse. Este es el mayor problema del mundo moderno. El resultado son carreras vocales muy cortas, cuando la cantante se carga de inmediato con el papel de Lady Macbeth, pero no tiene la inteligencia y el coraje para rechazarlo, y como resultado, tal intérprete no tendrá futuro, es obvio. . Rossini creía que el cantante necesitaba al menos siete años para perfeccionar sus habilidades. Hoy, nadie quiere esperar tanto tiempo. El mundo ha cambiado, todo el mundo tiene prisa en alguna parte. Este es el principal problema.

Los micrófonos, las compañías discográficas y la televisión han prestado un servicio muy pobre a las voces académicas. Los primeros enseñan a los cantantes a emitir el sonido equivocado, mientras que los segundos pueden llevar a cualquiera a la posición de una estrella, aunque a menudo no hay nada en tales intérpretes. Han aparecido fenómenos discográficos que literalmente todo el mundo conoce, pero que no puedes escuchar desde el escenario si vienes a escucharlos en directo al teatro de la ópera.

¿No es culpa del público en esto? ¿El público poco exigente, poco interesado en la ópera, dispuesto a escuchar cantantes a medio terminar y ver producciones escandalosas?

El público cree en lo que se le dice y en lo que se le muestra. El público necesita ser educado, y pocas personas hacen esto. Hoy en día hay un dominio de la música «pop – grunche» en la televisión, la gente solo puede escuchar esto. Por supuesto, tal público, al llegar al teatro de la ópera, ni siquiera sabe exactamente qué se debe evaluar allí, qué criterios existen, qué es bueno y qué es malo.

Hace cien años, la ópera estaba en todas partes, en todas las ciudades, luego se presentó en la radio, en la televisión, y millones se interesaron por ella. Hoy este no es el caso: el mundo ha cambiado, esto también es otra faceta de la catástrofe que le sucedió al género de la ópera y la música académica en general.

El mundo no está bien educado, y musicalmente menos. A la gente se le dice una mentira, dejando que se escuche todo tipo de basura, caracterizándola como algo digno, cuando, por supuesto, no lo es. A menudo no es música en absoluto.

– Existe la opinión de que la época de los grandes cantantes ha pasado. ¿Estás de acuerdo?

– Totalmente de acuerdo, la razón no es que no haya buenas voces, sino que no hay perfección vocal. Las «estrellas» modernas no poseen la técnica vocal en la medida en que deberían hacerlo. Los que la televisión y los teatros están posicionando como los más grandes cantantes de nuestro tiempo no están a la altura de los vocalistas que cantaban en los escenarios hace cuarenta o cincuenta años. Más bien, entre los cantantes de la segunda posición o no en los teatros más eminentes, de repente puedes encontrarte accidentalmente con un cantante de calidad, pero muchos no lo conocen,y ya hemos hablado de las razones: malos maestros, falta de voluntad para aprender, mejorar, el deseo de éxito rápido y ganancias rápidas.

La ópera se ha convertido en un negocio, las estrellas las hace el departamento de relaciones públicas del teatro, la discográfica o la televisión: poco importan las cualidades reales del vocalista.

Recientemente estuve en Cuba, que, como saben, no se considera el centro de la cultura mundial,y vi allí una compañía de ballet de la clase más alta. ¿Sabes por qué hay tal nivel? Porque no saltan de un teatro a otro bajo contratos, sino que trabajan, pulen sus habilidades. Pero ¿a quién le importa hoy? Interesado solo en lo que trae mucho dinero preferiblemente rápido. El arte se ha comercializado demasiado.

Anteriormente, teatros como el Met o el Covent Garden tenían entre 40 y 50 cantantes permanentes en el personal, que cantaban allí de temporada en temporada y perfeccionaban sus habilidades, ahora no hay compañías permanentes en absoluto, solo contratos. Nadie quiere trabajar con cantantes, todos quieren estrellas listas para usar de inmediato. Pero no sucede: una estrella necesita crecer.

– ¿Cree que es bueno un teatro de repertorio con compañía permanente? ¡Solo gritamos que esto es un anacronismo!

– Esta es la única forma de hacer crecer estrellas genuinas y crear un teatro en el que habrá un conjunto. Entonces es arte, no comercio. Todo lo demás es autoengaño o espectáculo.

¿Me estás preguntando si el teatro de repertorio es un anacronismo? Mire el ballet en Rusia: está en excelentes condiciones, porque hay compañías permanentes, un teatro de repertorio, la gente está ocupada con el trabajo y el crecimiento creativo. La respuesta es obvia. Y la destrucción del teatro de conjunto, las compañías permanentes es un mal para todos los teatros del mundo, incluidos los principales.

Es solo que el Met y otras casas de música líderes, gracias a las oportunidades financieras, aún pueden recolectar la crema de todo el mundo como aspiradoras, por lo que todavía hay buenos cantantes. Pero esto no puede continuar indefinidamente,la grisura, la falta de educación y la falta de profesionalismo ya se han abierto camino en el escenario de los principales teatros.

Anticuado no siempre significa malo. Repito una vez más: un cantor debe tener tiempo para desarrollarse, debe envejecer como un buen vino, debe comenzar con partes pequeñas, con un repertorio fácil, ganar experiencia y habilidad, y solo así algo puede salir de él. De lo contrario, es un camino a ninguna parte. Los conservatorios no pueden, en principio, dar lo que da la práctica teatral. Solo una vez en el teatro, un joven cantante puede convertirse gradualmente en un gran maestro, nada más.

– ¿Resulta que los jóvenes de hoy no tienen ninguna posibilidad con la práctica actual de la ópera?

Sí, no hay muchas posibilidades y la mayoría de los jóvenes ya están tan envenenados de antemano por todas estas expectativas de una carrera rápida y dinero fácil que es imposible hablar con ellos. No te escuchan, no perciben, no entienden de lo que hablas con ellos, no escuchan consejos.

El nivel cultural general de los cantantes también ha caído mucho: con toda la abundancia de información a su alrededor, no saben nada, no leen nada, no les interesa nada, esto es muy audible en su canto: a menudo está completamente vacío, sin sentido, sin contenido emocional. Pero no hay mera brillantez técnica por falta de educación. Si bien es joven, guapo y saludable, tal cantante aún puede tener demanda. ¿Y luego qué? ……

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ULTIMAS NOVEDADES