domingo, 5 de diciembre de 2021
19.5 C
Buenos Aires

English English Español Español

Saioa Hernández: «…Si no hubiera sido cantante, me hubiera convertido en director de ópera…»

LECTURA RECOMENDADA

Hoy la soprano española Saioa Hernández actúa con gran éxito en los mejores escenarios del mundo. Su repertorio incluye los papeles más difíciles en óperas de Verdi, Bellini, Donizetti, Puccini, Giordano. La cantante en esta entrevista en exclusivo para By Battaglia nos habló sobre su camino hacia la profesión, su relación con Montserrat Caballé y cómo trabaja en nuevas partes.

¿Cómo y cuándose dio cuenta de que su vocación era la lírica?

Empecé a cantar a los diecinueve o veinte años. Luego estudié derecho en la universidad y canté en el coro allí, asistí a lecciones de alfabetización musical, historia de la música y canto. Fue allí donde conocí a mis primeros maestros, incluido el director de coro de nuestra Universidad. Nuestro coro no era profesional, pero su nivel era alto y el repertorio que interpretábamos era serio. Inmediatamente me enamoré del canto, aunque antes cantaba solo en casa, asistía a todas las lecciones y en algún momento incluso dejé de ir a las principales parejas universitarias. Mis profesores me aconsejaron dejar la universidad y dedicarme al canto. Temía que fuera demasiado tarde, pero me aseguraron que veinte es la edad ideal para empezar a aprender a cantar. Así que cambié completamente mi camino. Ingresé a la universidad para un programa de educación musical, tomó lecciones privadas y también estudió en el conservatorio. En el Conservatorio Español, sin embargo, el nivel de enseñanza no me venía bien, así que terminé centrándome en las clases particulares.

Cuéntenos más sobre aquellas personas que tuvieron una gran influencia en tu formación. Se sabe que ha trabajado mucho con Montserrat Caballé.

Para mí, trabajar con Caballé fue una experiencia increíble, no solo profesional, sino también personal. La gran cantante siempre trató a sus alumnos como miembros de su familia, por lo que le estábamos muy agradecidos. Empecé a estudiar con Caballé cuando gané el concurso de canto Manuel Ausensi en el Teatro Liceo de Barcelona: luego su hermano, Carlos Caballé, estaba en el jurado. Fue él quien me dijo que dentro de un año debería hacer mi debut en Catania en Norma de Bellini. El jurado también estuvo integrado por la soprano Myrna Lacambra, quien trabajó en el teatro y colaboró ​​con grandes cantantes como Giacomo Aragall, Elena Obraztsova y muchos otros. Ella me ofreció un debut en Il Pirata justo después de Norma.

Entonces Carlos Caballé me puso en contacto con Montserrat y aprendí ambas partes bajo su guía. Fue una experiencia fantástica: después de todo, trabajamos no solo los aspectos técnicos, sino también la interpretación, el estilo, el fraseo. También asistí a todas sus clases magistrales: Montserrat seguía cantando y no tenía mucho tiempo libre. En el aula siempre hablé de la respiración, del apoyo del sonido, de cómo usarlo correctamente. ¡Recuerdo que le pedí que me enseñara a cantar pianissimo! Y ella respondió: «¡Es tan simple!» Y ella mostró todo, explicó. Cuando trabajamos en «Norma», ella cantó Adalgisa conmigo: ¡mi esposo, que estaba presente en la clase, estaba fascinado! Era una voz que parecía descender del cielo.

¿Qué otros consejos interesantes recibió de Caballé? Su estilo de canto es muy diferente al de la mayoría de los cantantes modernos, como si nos recordara la tradición perdida de la soprano romántica del siglo XIX: las notas inferiores del pecho son tan hermosas y ricas, y las superiores resuenan con un verdadero squillo.

Además de Caballé, quien cambió por completo mi comprensión de la técnica, también trabajé en la voz con mi esposo. Además, siempre he intentado centrarme en los mejores intérpretes del pasado. De los cantantes de la vieja escuela, adoro a Rosa Poncelle. A menudo escucho voces más ligeras, así como tenores, barítonos y, por supuesto, mezzosopranos. Adoro a Elena Obraztsova, para mí este es el nivel más alto: cuando canta, parece que todo se le da de manera muy simple. Mi objetivo en la profesión siempre ha sido hacer que lo que hay detrás de mucho trabajo parezca fácil para el oyente. La voz debe ser uniforme, sin «golpes», abajo, arriba y en el centro, así como en las notas «Passaggio», especialmente cuando se pasa del registro bajo al medio. Trabajo mucho en esto, porque este es un momento muy vulnerable para una soprano de mi tipo: en el repertorio del siglo XIX que canto, se ha escrito mucho en esta área. Sin equipamiento técnico, surgen muchos problemas en esta parte de la voz, además, hay que pelear con la orquesta, que, para el mismo Verdi, es mucho más densa que la de compositores anteriores. Siempre me ha gustado esta forma de cantar, y traté de dominarla, aunque no sin riesgos, porque entiendo que muchos hoy en día no están acostumbrados a escuchar tales voces y algunas personas tal vez no lo aprecien.

Hablemos más de su repertorio. Suele cantar partes de Verdi, algunas óperas de bel canto, un poco de verismo. ¿Hay nuevas partituras en los planes, quizás de un estilo fundamentalmente nuevo?

En mis publicaciones en Instagram suelo usar el hashtag mipiacedebuttare (ed. – “Me gusta debutar” en italiano) – ¡Me encantan los roles nuevos! Ha habido muchos de mis debuts en los últimos cinco. Este año, por razones obvias, todavía no he cantado nada nuevo, y el año pasado debuté en cinco óperas. De interés para el futuro: algunas partes de las primeras óperas de Verdi, rara vez interpretadas, así como Don Carlos, La fuerza del destino. También me gustaría mucho volver a actuar en Norma, y ​​de Donizetti algún día sueño con cantar tres reinas … pero a ver si le interesa a alguien. De Puccini – Manon Lescaut, Minnie en «La fanciulla del west «, que, por cierto, ya me han ofrecido muchas veces, pero todavía no la he emprendido. En general, también hay muchos roles, que definitivamente cantaré en el futuro, pero hasta ahora mi alma no está en ellos, por ejemplo, Santuzza.

Cuéntenos cómo prepara sus nuevos roles. ¿Escucha las grabaciones de otra persona o aprende todo Ud. mismo primero?

Ahora trato de no imitar a nadie cuando «hago» un nuevo rol. Por lo tanto, cuando estoy en la etapa de aprendizaje, solo trabajo con el clave, y luego comienzo a escuchar a los demás, para escuchar hallazgos interesantes, matices; después de todo, todos los cantantes son completamente diferentes, diferentes entre sí. Pero cuando era aspirante a cantante, por supuesto, escuchaba constantemente las interpretaciones de otras sopranos. Creo que los cantantes de ópera definitivamente deberían escuchar a otros intérpretes: tanto de épocas pasadas como de nuestro tiempo. Si existe la oportunidad de escuchar una actuación en vivo, mucho mejor: la grabación es un asunto completamente diferente. En directo podrás entender mucho mejor cómo el cantante usa su voz. Cuando voy a escuchar a mis compañeros, mis cuerdas vocales “cantan” con ellos, siento todo dentro de mí.

¿Cuáles son sus óperas favoritas, entre las que interpreta a menudo?

¡Los que debería haber cantado este año! Ballo in maschera, La Gioconda, que iba a actuar en La Scala, está entre mis óperas favoritas. Especialmente el último: cuando escuché por primera vez la ópera de Ponchielli, inmediatamente me di cuenta de que permanecerá para siempre en mi repertorio. También me gusta mucho Andrea Chénier, y de las partituras más raras: Francesca da Rimini de Zandonai. Además, «Norma» e «Il Pirata» quedarán para siempre en mi corazón, aunque no sé cuándo podré repetirlos en el escenario.

Mencionó La Scala de Milán. Muchos dicen que en la realidad moderna está perdiendo gradualmente su reputación como el principal teatro de ópera del mundo. ¿Qué piensas sobre esto?

La Scala, me parece, seguirá siendo para siempre un templo de la ópera, porque es un teatro profundamente conectado con la historia y la cultura del pueblo italiano. ¡Incluso en nuestro tiempo, es suficiente ver cómo la gente sigue la apertura de la temporada! Este evento no es solo musical, sino también social. Por supuesto, hay muchos otros teatros en el mundo con grandes tradiciones, pero La Scala es el “corazón” de la patria de la ópera. Sirve de ejemplo para los teatros de ópera de todo el mundo: al fin y al cabo, todo lo que allí pasa, de una forma u otra, se refleja en otros teatros.

Volvamos a Ud y a su carrera. Cuéntenos, ¿cuáles son las dificultades de la profesión de cantante de ópera?

Muy a menudo, especialmente en la etapa inicial de una carrera, es difícil encontrar una agencia adecuada. Hay que escuchar mucho y estar preparado para los rechazos. Lo principal en estas condiciones es estar constantemente preparado: en nuestro tiempo, si un cantante ingresa a la vida profesional, es necesario estar constantemente en buena forma, siempre dar el cien por cien y también poder adaptarse a cualquier condición creativa. no se trata solo del lado vocal y técnico, sino, por supuesto, también del psicológico y personal.

Los últimos meses para el mundo entero resultaron ser extremadamente difíciles: debido a la pandemia, todos los teatros, salas de conciertos fueron cerrados y los artistas tuvieron que observar la cuarentena. ¿Cómo fue su tiempo de autoaislamiento?

Esta vez fue muy especial para mí. Al principio, lo tomé como una pausa largamente esperada: realmente necesitaba un descanso. Afortunadamente, vivo fuera de la ciudad: mi esposo y yo compramos una casa hace cuatro años. Debido a mi intensa carrera y a los viajes constantes, no podíamos «sentarnos», hacer las tareas del hogar de ninguna manera; ¡finalmente, se presentó esa oportunidad! Y, por supuesto, se necesita mucho tiempo para pensar en las cosas que son importantes para mí, para decidir por mí mismo cómo continuaré desarrollándome creativamente. Después de todo, cuando cantas una actuación tras otra, ¡no hay tiempo para la reflexión! Notaré que casi no canto, ¡y ahora tengo muchas ganas de actuar de nuevo! Por supuesto, hay que sintonizar, encaminarme, porque tendré importantes aperturas.

Si tuviera que elegir otra profesión, ¿en quién se convertirías?

¡Quien soñaba convertirme de niño! Es difícil decir qué elegiría hoy … Me encanta cocinar, podría convertirme en chef (risas). Aunque, quizás, si no fuera cantante, me hubiera convertido en director de ópera. Por supuesto, esta es la profesión más difícil, ¡pero realmente vale la pena!

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES