viernes, 12 de julio de 2024
13.1 C
Buenos Aires

X : Un Viaje Musical y Mítico Sobre la Vida de Malcom X en el MET

LECTURA RECOMENDADA

Davis y Thulani Davis se unen en una oda musical a Malcolm X

En el mundo de la ópera contemporánea, pocas obras han logrado fusionar una diversidad musical tan rica y una narrativa histórica tan poderosa como «X», una ópera que rinde homenaje a la vida de Malcolm X. La colaboración entre el compositor Anthony Davis y el El dramaturgo Thulani Davis, quien también es primo del compositor, ha dado como resultado una obra que merece una atención crítica profunda. Esta ópera es una mezcla excepcional de elementos musicales que abarcan desde el jazz hasta la música clásica del siglo XX, impregnada de influencias de África occidental, el sur de la India e Indonesia. Davis ha demostrado su versatilidad musical y su habilidad para fusionar armonías disonantes con repeticiones hipnóticas y momentos de improvisación que provocan al espectador.

La ópera «X» se adentra en la vida de Malcolm X, explorando sus diversas etapas, desde su infancia tumultuosa hasta su conversión al islam, su tiempo en prisión, su participación en la Nación del Islam, su ruptura con Elijah Muhammad, su peregrinación. a La Meca y, finalmente, su trágico asesinato a la temprana edad de treinta y nueve años. Esta narración lírica es un viaje a través del paisaje de la vida negra en la América de mediados del siglo XX, un viaje que va desde lo social a lo sagrado, de lo político a lo eterno.

La ópera cobra vida en las secciones más notables, que son las que muestran las transformaciones espirituales de Malcolm. Desde su conversión al islam hasta su experiencia trascendental en La Meca, la música de Davis se tornó impactante. Las escenas iniciales son dominadas por una escritura musical potente con fuertes influencias del jazz, pero luego se sumergen en episodios de

extasis zumbidos sostenidos, intrincados ciclos rítmicos superpuestos y cantos corales de una simplicidad ritualista. La influencia del gamelan indonesio y el amor por Wagner se hacen evidentes, creando una amalgama musical única que nunca se había escuchado, de ahí el planteamiento si es necesaria la misma.

La narrativa de la ópera se despliega en un registro conciso , con diálogos que transmiten emociones intensas. El bajo barítono Will Liverman encarna a Malcolm X de manera convincente, demostrando un control tanto en su presencia física como en su voz potente y conmovedora. Su aria principal al final del Acto I, titulada «No te diría lo que sé», es un punto culminante que ilustra su destreza vocal y expresiva.

A pesar de todos estos elogios, la ópera «X» no está exenta de desafíos. Los interludios musicales, aunque artísticamente intrigantes, a veces parecen ser vampiros que se alimentan de la energía de la narración. Aunque se han realizado esfuerzos para incorporar líneas de canto en estos momentos, siguen siendo un punto débil que dificulta el flujo de la obra.

Sin embargo, lo que hace que «X» sea algo interesantes es su capacidad para evitar el melodrama , especialmente al abstenerse de una escena de muerte operística en la conclusión. En lugar de eso, Malcolm se dirige a su audiencia en árabe antes de que las luces se apaguen y se escuchen los disparos, creando un final abrupto y crudo que nos recuerda la realidad ineludible de la historia de Malcolm X.

El elenco en su conjunto, incluyendo a la soprano Lea Hawkins y al tenor Victor Ryan Robertson, ofrece interpretaciones sólidas. La dirección de Kazem Abdullah guía hábilmente la música a través de los diversos cambios de tono, desde el modernismo contundente hasta la exuberancia lírica, y desde el culto pacífico hasta la energía nerviosa y la contundencia estentórea.

La producción de la ópera, dirigida por Robert O’Hara, se inspira en el afrofuturismo, añadiendo una capa adicional de complejidad visual a la obra. La escenografía de Clint Ramos, que evoca el Audubon Ballroom parcialmente en ruinas donde Malcolm X fue asesinado, crea un ambiente impactante. Las proyecciones y elementos visuales que se entrelazan con la narrativa añaden profundidad a la producción, aunque a veces pueden parecer desconectados de la acción en el escenario.

En resumen, «X» es una ópera que merece la atención de cualquier amante de la música aunque uno se pregunta, si es para una programacion del MET???.

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ULTIMAS NOVEDADES

Davis y Thulani Davis se unen en una oda musical a Malcolm X En el mundo de la ópera contemporánea, pocas obras han logrado fusionar una diversidad musical tan rica y una narrativa histórica tan poderosa como "X", una ópera que rinde homenaje a la...X : Un Viaje Musical y Mítico Sobre la Vida de Malcom X en el MET