jueves, 6 de octubre de 2022
16.1 C
Buenos Aires

English English Español Español

TOSCA,de Puccini …Y uno se pregunta, ¿hasta dónde se quiere llegar? La nueva propuesta de Barrie Koski desde la Ópera Nacional Holandesa (Crítica y Video )

LECTURA RECOMENDADA

Cuando una persona común se ve obligada a tomar una decisión por las duras realidades, como la guerra o la opresión política, y su conciencia se pone a prueba. No hay vuelta atrás, a veces la muerte es inevitable, sería el resumen que uno puede realizar luego de ver la nueva propuesta escénica que planteó el controvertido regista Barrie Koski en Amsterdam.

Cuando se levanta el telón vemos un gran suelo de piedra, la Chiesa Di Sant’Andrea. El escenario se ve desnudo y atemporal. Con un mínimo de atributos, el énfasis está en la psicología de los personajes , hasta el caballete en este despiadado escenario se vuelve un personaje más. Cuán grande es la sorpresa al final del primer acto, cuando se abre un telón en el backstage y se revela un enorme fresco en tríptico, representando una escena religiosa. Las cabezas de las personas representadas están llamativamente pintadas. como si fueran tridimensionales. Se acerca el telón y comienza el Te Deum, abrumador en sonido; luego vemos que las cabezas cantoras del fresco son reales, sobresalen del lienzo. Scarpia, que ha caído hacia delante, se retuerce en el suelo de cara a la lona. Un arreglo alucinatorio entre el Bien y el Mal.

El segundo acto transcurre en la cocina del moderno apartamento de Scarpia. En el lado izquierdo de la pared vemos un conjunto de cuchillos contra un imán y hay una enorme tensión a partir de eso. Scarpia está sentado en su mueble de cocina, sorbiendo una copa de vino caro tras otra y fileteando un trozo de salmón o algo similar con un cuchillo afilado como una navaja. La combinación de esa eficiencia, las refinadas delicias en el interior brillantemente iluminado por un lado, con la escotilla en el suelo de la sala de torturas por el otro, nos hace temblar: una capa de laca estéril y civilizada bajo la cual se esconde un infierno de crueldad en donde reside la lujuria por el poder y la anarquía. Scarpia juega su juego de cálculo con cortesía. Mientras el amante de Tosca está destrozado, Scarpia sirve su caro vino: mira al psicópata en acción. La violencia de la Gestapo de Scarpia es cada vez más intensa; cuando crees que no puede empeorar, se multiplica por 10. Es tan explícito y gráfico( pensar que en Facebook vas a la cárcel por ello, pero en la Ópera Holandesa es posible y en la mente de Koski emerge todo). Mario es golpeado contra la pared con un gran estruendo. El verdugo pone un lienzo ensangrentado frente a su jefe con los dedos amputados de la mano del pintor. Vemos sangre oscura brillando. No nos resistimos. ¿Por qué deberíamos pensar que deberíamos evitar la realidad de la tortura? Aceptamos nuestro destino y nos disgusta nuestra humanidad. Y de nuestra incapacidad para proteger a nuestros hijos. El verdugo pone un lienzo ensangrentado frente a su jefe con los dedos amputados de la mano del pintor. Vemos sangre oscura brillando. No nos resistimos. ¿Por qué deberíamos pensar que deberíamos evitar la realidad de la tortura? Aceptamos nuestro destino y nos disgusta nuestra humanidad. 

Un verdadero aquelarre…

El tercer acto se desarrolla contra un muro de chapa de aluminio corrugado. Cavaradossi, torturado hasta la muerte, espera su ejecución. La agitación y la desesperanza son insoportables. Aparece Tosca, dice que mató a Scarpia y repasa el escenario de la ejecución falsa y la huida con su amante. Parece que ninguno de los dos cree en ello, al menos no Mario. Que las circunstancias hayan convertido las manos amorosas de Tosca en manos asesinas demuestra que todo está roto. El muro se voltea para la ejecución. Vemos las escaleras del cuartel, en las que se instala el pelotón de fusilamiento. Más tarde, Tosca corre escaleras arriba por las mismas escaleras, con soldados pisándole los talones. Cuando Tosca salta por la ventana, vemos que los soldados que los persiguen están congelados.Gira el escenario et voila los cuerpos destruidos a la vista de la «gallerie»…

La hermosa soprano de  Malin Byström (Tosca) permanece esbelta en todo el espectro, con un sensual timbre claroscuro en los medios de voz y un brillo bello en los agudos. El tenor Joshua Guerrero (Cavaradossi) posee un timbre noble y bello fraseo: un cantor honesto que se involucra profundamente en su papel y conmueve. Los amantes son personajes creíbles y humanos. Tienen la alegría y el fastidio de una pareja de enamorados. Ella devota, ardiente y celosa. El un amante dulce y soñador, que a veces enloquece por sus sospechas. Mario muere por sus principios, Tosca por amor. Gevorg Habokian (Scarpia) vocalmente crece cada vez mejor después del primer acto. Al principio, la voz suena un poco comprimida no se elevándose por encima del poderoso sonido orquestal. A partir del segundo acto, la brillantez y el alcance se expresan plenamente. Él representa sutilmente al hombre pervertido que deja la tortura y el asesinato a otros, mientras que él mismo interpreta al caballero galante, que sabe cómo tratar a las damas y ofrece la protección del criminal superior.

Una propuesta que sirve para volver a reflexionar, sobre por qué se da lugar a estos registas que por modernizar o atraer público a las salas, transforman un clásico en una obra de sangre y repulsión al mejor estilo Dario Argento. Uno comprende siempre que desde el texto de Sardou uno respira la tragedia, pero es necesario tanta decadencia sobre un clásico???…

Mas articulos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ULTIMAS NOVEDADES