Paul Delaroche «Los hijos del rey Eduardo IV en la Torre de Londres», 1830

0
1145

En esta pintura vemos a dos niños sentados en una cama en una habitación a oscuras. Los niños están leyendo un libro, pero se ve claramente que su estado de ánimo deja mucho que desear. Intentemos descubrir qué está pasando aquí.

El cuadro fue pintado por el artista Paul Delaroche, a quien le encantaba crear lienzos sobre temas históricos. Este cuadro, en el que el maestro representó a los dos hijos del rey Eduardo IV, no fue una excepción.

La obra fue creada a partir de hechos reales ocurridos en Inglaterra en el siglo XV. Después de la muerte de su padre, Eduardo V, de 12 años, y Ricardo, duque de York, de 9, fueron puestos bajo la tutela de su tío Ricardo, duque de Gloucester, quien encarceló a los niños en la Torre de Londres. Esto se hizo con el pretexto de crear seguridad para los niños antes de la coronación de Eduardo V.

Mientras los niños estaban en la torre, los enemigos de su madre Elizabeth Woodville buscaban pruebas de la ilegitimidad de los herederos al trono. Esta evidencia fue proporcionada por el obispo de Bath, quien afirmó que había casado en secreto al joven Eduardo IV con otra dama, Eleanor Butler, y que en el momento de su matrimonio con Woodville el matrimonio no se había disuelto.

En base a esto, el segundo matrimonio del rey fue inválido y los hijos resultaron ilegítimos, es decir, no eran herederos al trono. Como resultado, el 6 de julio de 1483, Ricardo de Gloucester ascendió al trono y pasó a la historia como el rey Ricardo III.

En cuanto a los muchachos, en el verano de 1483 desaparecieron sin dejar rastro. Se cree que fueron asesinados, aunque no se han encontrado pruebas de ello. En 1674, los trabajadores desenterraron una caja de madera que contenía dos pequeños esqueletos humanos de debajo de las escaleras de la torre. Sin embargo, todavía no ha sido posible establecer una identidad clara de estos restos.

La desaparición de los hijos de Eduardo IV provocó una amplia respuesta en la obra de muchos escritores y artistas. Este tema no pasó por alto a Paul Delaroche, quien representó a los niños sentados en una torre esperando su destino.

El hijo mayor parece repudiado y deprimido. Quizás ya se dio cuenta de lo que le esperaba y aceptó su destino. El niño más pequeño parece bastante asustado. Parece que escuchó los pasos de alguien y se quedó en silencio anticipando el peligro.

La pintura fue expuesta por el artista en el Salón de París de 1830 y encontró una amplia respuesta del público. No sólo el gobierno de Luis Felipe, sino también todos los comerciantes parisinos y sus esposas se emocionaron al ver a los desventurados príncipes encarcelados en la torre.

Al crear una pintura, Delaroche presta mucha atención a la precisión de los detalles: tallas en las patas de la cama, volantes en las almohadas: todo parece muy realista, lo que deleita al público.

Actualmente, el lienzo forma parte de la colección del Louvre de París.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí