viernes, 12 de julio de 2024
13.1 C
Buenos Aires

La Representación Histórica en la Ópera del Siglo XIX: Entre la Realidad y la Fantasía

LECTURA RECOMENDADA

Casi desde los inicios de la ópera, los héroes y acontecimientos históricos han sido fuente de inspiración para tramas en el drama musical. Durante la época del Barroco y el Clasicismo, se prefería el mundo Antiguo, pero en la ópera del bel canto a principios del siglo XIX, influida por el romanticismo, los estados de ánimo e intereses se desplazaron hacia la Baja Edad Media y el Renacimiento. Hubo diferencias notables en el enfoque del material: mientras que en la ópera del siglo XVIII apenas se consideraba la autenticidad histórica, en el arte del siglo XIX había una tendencia hacia el historicismo.

En la primera mitad del siglo XIX, se publicaron numerosos cuentos, novelas y obras de teatro que revivían ante el lector o espectador acontecimientos de épocas pasadas. Los autores intentaban transmitir el ambiente de la época, incluyendo sus peculiaridades morales, costumbres y detalles cotidianos. El famoso poeta, escritor y dramaturgo francés Victor Hugo abordó meticulosamente la autenticidad al recrear el pasado en sus novelas y obras de teatro. Hacía un amplio uso de diversas fuentes e investigaciones históricas. En sus dramas populares, que a menudo sirvieron de base para óperas, Hugo describía en detalle el mobiliario en el escenario, como muebles antiguos tallados, vestimenta de la época y escudos heráldicos, lo que se consideraba innovador en ese momento. La pintura también presentaba numerosos cuadros sobre temas históricos en los que los artistas se esforzaban por recrear fielmente los acontecimientos del pasado lejano. Los maestros decoradores también intentaban combinar la imaginación creativa con una interpretación precisa de las realidades históricas.

Los compositores también aspiraban a lo mismo. Sin embargo, los medios expresivos de la ópera del bel canto italiano, como las elegantes cabalettas, las arias cantabile de ensueño y los crescendos de tipo cancán con un ritmo alegre, no siempre lograban revelar la verdadera apariencia de los personajes del pasado en el escenario.

En este contexto, Donizetti dedicó un lugar destacado en su obra a la reina Isabel I Tudor de Inglaterra (1533-1603), conocida como Isabel la Grande, la Reina Virgen y la Buena Reina Bess. Ella es la protagonista de tres óperas del Maestro: «Il Castello di Kenilworth «, «Maria Stuardo» y «Robert Devereux». Rossini también compuso una ópera dedicada a Isabel. Además, varios compositores menos conocidos del siglo XIX crearon óperas en las que la trama se basaba en la relación entre la reina y sus favoritos. A pesar de algunos descubrimientos musicales exitosos, la imagen que Donizetti creó del gobernante inglés no siempre resultaba convincente. Isabel, conocida por su carácter beligerante y enérgico, difícilmente podía expresarse con desbordes emocionales como la cabaletta «¡Ah! ritorna qual ti spero» (de Robert Devereux).

No es necesario detenerse en detalles sobre la personalidad del zar reformador ruso Pedro el Grande (1672-1725). Sin embargo, es notable que a menudo era incluido por compositores occidentales en óperas cómicas. Pedro el Grande aparece en dos óperas de Donizetti («Pedro el Grande» y «El burgomaestre de Sardaam»), donde la representación musical del zar ruso corresponde al estilo de la ópera buffa italiana.

Otro personaje histórico cuya representación musical no concuerda con los hechos conocidos es el duque de Alba (Ferdinando Álvarez y Toledo, tercer duque de Alba, 1507-1582). Este aristócrata de una antigua familia española y destacado estratega militar, conocido como el «estrangulador de los Países Bajos», afirmó el poder de la monarquía española en este país con brutalidad. Las representaciones operísticas del duque, como la sorprendente aria «Nei miei superbi guadi» en la ópera «El Duque de Alba» de Donizetti, no concuerdan con la imagen histórica de este personaje.

Finalmente, mencionaremos a los «héroes históricos» en la obra del talentoso colega de Donizetti, Giovanni Pacini. En su ópera «Carlos de Borgoña», la cabaletta del personaje principal, Carlos el Temerario (1433-1477), titulada «Un vano prestigio», parece más una banda sonora preparada para una caricatura que una caracterización del severo comandante de la Edad Media que luchó tenazmente por el poder con las armas en la mano.

Otro caso curioso es la ópera «María, Reina de Inglaterra», basada en el drama pseudohistórico de Hugo «María Tudor». La reina María I de Inglaterra (1516-1558), conocida por el siniestro sobrenombre de «Bloody» debido a la quema de protestantes en la hoguera, no está representada de manera adecuada en la ópera. María I era una mujer de carácter obstinado y desconfiado, católica fanática, que firmemente creía en su vocación de revivir la Verdadera Religión en Inglaterra. La representación operística, en particular el aria «La corona che cinge il mio crine», no refleja esta imagen, especialmente si consideramos su famoso retrato pintado por el destacado artista holandés Antonis Mora.

En resumen, la ópera del Romanticismo a menudo reinterpretó de manera artística a los personajes históricos, adaptándolos a las convenciones y gustos de la época, lo que resultó en representaciones que no siempre coincidían fielmente con los hechos históricos conocidos.

Mas articulos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ULTIMAS NOVEDADES