mupa budapest

royal opera house

GUGGENHEIM MUSEUM, MODELO DE COLECCIÓN

Si a nivel internacional hay un nombre asociado al coleccionismo del Arte Moderno, se llama GUGGENHEIM. Es ya una "marca registrada", multiplicada en otras ciudades del mundo, pero cuyo inicio fue la colección de arte contemporáneo por la Fundacion Salomon R. Guggenheim en 1939 en pleno Nueva York y que pasaría a tener su actual nombre en 1949. Otro dato por demás trascendente está relacionado con el edificio que lo alberga desde 1959, diseño del gran arquitecto Frnk Lloyd Wright; emblemática construcción con una rampa espirales para el recorrido de los visitantes, más angosta en los niveles inferiores que superiores, que es recorrida en forma descendiente teniendo continuidad visual en la apreciación de las obras exhibidas, lo cual lo hace ya especial.
En cuanto a la Colección, ¿qué se puede decir? Es simplemente magnífica, por la calidad de lo expuesto y por el criterio con que se formó la misma.
Imposible mencionar a todos los artistas representados con obras de sus mejores épocas y de primer nivel. Mencionaremos solo algunos. De fines del siglo XIX que abrieron camino para las Vanguardias posteriores, Camille (Pisarro con un paisaje de 1867 de unos años antes a la primera exposición Impresionista de 1874) y un clásico Henri de Toulouse Lautrec.
Ya en el siglo XX un gran obra del periodo azul de Picasso, La Planchadora, para luego ver el cubismo del mismo artista malagueño y de Juan Gris.
Pero si hablamos del comienzo de la abstracción, nos detenemos especialmente en la obras del influyente Wassily Kandinsky (quien con Franz Marc crearía el segundo movimiento del Expresionismo Alemán, "El jinete azul"). El artista ruso está representado por obras inconfundibles de su periodo de madurez. Verdaderas joyas de la colección.


Seguimos adelante y encontramos al español José Guerrero, y a un chileno internacional, Roberto Matta, con una obra que lo representa absolutamente.
Alli están también el gran Francia Bacon, (con su espectacular triptico "Tres estudios para una crucifixión"), Piet Mondrian (con sus líneas ortogonales en un soporte romboidal), o de los expresionistas norteamericanos, una pequeña obra de Jackson Pollock y otra del inigualable Mark Rothko.
En escultura, la sala dedicada a un conjunto de obras de Brancusi, que incluye la famosa "La miracle".
En cuanto a la fotografía, imposible no destacar la colección del gran Robert Mapplethorpe.... vigente y siempre influyente.
Por último, en esta inevitable breve reseña, dos exposiciones temporarias de primer nivel. Una ,dedicada al famoso y cotizado Jean Michael Basquiat, artista americano de origen haitiano, que ha pesar de haber muerto a los 28 años (en 1988) dejó una obra absolutamente personal y que sigue influyendo en las futuras generaciones. Aquí se pueden admirar un conjunto de obras en la muestra "Basquiat's defacement (the untold story)", fuertes, contundentes, impactantes.
Y la otra, realmente también de primer nivel... se trata del Premio Hugo Boss 1988. Es la muestra de Simone Leigh "Loophole of Retreat". Grandes piezas escultóricas con un purismo y una poética destacables.
Siempre es un placer volver a recorrer el Guggenheim de Nueva York, y siempre nos depara nuevas y agradables sorpresas...

ta